¿Cuál es el origen del mal aliento?

El 40% de la población sufre halitosis, un síntoma que supone un auténtico problema social para muchas personas. Pero por suerte, el mal aliento tiene solución, lo más importante es diagnosticarlo cuanto antes y saber el agente causante.

Son múltiples las causas, sin embargo, en el 90% de los casos la halitosis es de origen bucodental.

¿Qué es el mal aliento?

La Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) define el mal aliento o halitosis como “el conjunto de olores desagradables u ofensivos que emanan de la cavidad bucal independientemente de cuál sea su origen”.

Es muy común que el mal aliento o halitosis provoque en las personas que lo padecen un problema psicosocial debido a la inseguridad que les provoca, produciéndose problemas de comunicación.

Nadie está a salvo de sufrir mal aliento en algún momento de su vida y las personas que lo padecen de forma persistente pueden ver afectadas las relaciones con su círculo social y familiar, su pareja, etc.

Para combatir mal aliento, lo primero es saber claramente de donde procede.

¿Cuál es el origen del mal aliento?

1. Halitosis

Se denomina halitosis cuando es un problema que verdaderamente puede ser percibido por los demás. Existen diferentes tipos:

  • Halitosis fisiológica: El origen del mal olor puede producirse tras despertar, debido a malos hábitos de higiene como no cepillarse, etc. También puede estar relacionada con problemas como gingivitis y periodontitis. En el 60% de los casos de halitosis genuina el origen se encuentra en enfermedades de las encías.
  • Halitosis patológica oral: Cuando la causa es extra oral, el mal aliento puede ser un síntoma de estrés o ansiedad, de una dieta inadecuada o con exceso de proteínas, problemas digestivos, cuadros de sinusitis o rinitis, o enfermedades sistémicas (pulmonares, renales, hepáticas, diabetes mellitus…)

2. Pseudohalitosis

Nadie está a salvo de sufrir mal aliento de forma puntual, a primera hora de la mañana, tras ingerir determinados alimentos (ajo, cebolla, café), tras hablar durante un tiempo prolongado o lógicamente en personas que consumen alcohol y tabaco. Esto puede llevar a algunas personas a pensar erróneamente que padecen de halitosis, pero no se corresponde con la realidad, puesto que, eliminando el factor causante, el mal aliento desaparece.

3. Halitofobia

Tanto la pseudohalitosis como la halitofobia el componente psicológico es muy importante, y en algunos casos extremos debe de ser tratado por un especialista de ese campo. Cuando se trata, sin embargo, de un problema real, y una vez descartados otros problemas de salud ajenos a la cavidad bucal, estamos ante una halitosis patológica oral. En este caso, es su odontólogo el que debe ocuparse de acabar con el mal aliento.

Causas del mal aliento de procedencia oral

Cuando el origen se encuentra en la boca, el mal olor se suele producir por la actividad de determinados microorganismos. Algunas bacterias producen compuestos sulfurados volátiles (CSV) que se propagan cuando expulsamos aire al hablar, al respirar o al exhalar, y que son detectados por el olfato humano provocando una sensación desagradable.

Pero, ¿cuándo se produce un incremento o un exceso de bacterias en la cavidad bucal?:

  • Higiene bucal deficiente: la acumulación de restos de alimentos es una de las causas más comunes.
  • Uso de prótesis y ortodoncias: la higiene también puede ser un problema cuando se trata del uso de aparatos de ortodoncia o prótesis, debido a la dificultad para eliminar los restos acumulados de comida o a una higienización incompleta o poco frecuente.
  • Caries: relacionada con la desmineralización que provocan los ácidos producidos por la placa bacteriana, es una de las causas habituales de halitosis.
  • Abscesos dentales: cuando una caries evoluciona hasta alcanzar la pulpa del diente comúnmente se produce una infección que crea una bolsa de pus, y que puede provocar mal aliento.
  • Xerostomía o “boca seca”: la saliva ayuda a limpiar la boca y eliminar bacterias nocivas. Pero a veces la salivación es insuficiente, debido a enfermedades de las glándulas salivares, a los efectos secundarios de algunos medicamentos como los antidepresivos, o al hecho de respirar por la boca.
  • Enfermedades de las encías: la gingivitis y la periodontitis son las causas más frecuentes de halitosis de origen bucal. Obviamente, a estas causas habría que sumar el alcohol, y el tabaco, que también es uno de los factores que pueden provocar la enfermedad de las encías.

Cómo eliminar el mal aliento

La clave para eliminar el mal aliento es descubrir y tratar el agente causante. Desde un punto de vista odontológico, y dejando a un lado problemas que no están directamente relacionados con la cavidad bucal, los siguientes consejos pueden ayudarte a combatir el mal aliento:

1. Cuida la higiene de tu dentadura:

Cepíllate los dientes 3 veces al día como mínimo, y sigue los consejos para llevar a cabo un buen trabajo de cepillado. También es recomendable que uses hilo dental y algún colutorio o enjuague bucal. Es importante que preguntes a tu odontólogo o en su defecto a la higienista de la consulta sobre técnicas de higiene, sobre el uso de hilo dental y cepillos interproximales, dieta, etc.

2. Cepillar y limpiar también tu lengua:

La suciedad en la lengua también puede ser un factor desencadénate del mal aliento, puesto que en ella proliferan bacterias. El cepillado poder ser una buena opción para eliminar esas bacterias y eliminar el mal aliento. La forma más efectiva de limpiar la zona es empleando un limpiador lingual una vez al día (preferiblemente por la mañana).

3. No olvides la limpieza si usas prótesis u ortodoncias:

Aunque lleves algún tipo de ortodoncia o prótesis, fijas o removibles, no debes descuidar la higiene y seguir los consejos de tu dentista u ortodoncista para mantener tu boca limpia de bacterias.

4. Revisión bucodental con tu dentista 1 vez al año:

Más vale prevenir que curar, así que una visita al dentista una vez al año soluciona muchos problemas.

5. Revisa la salud de tus encías:

Si sospechas que puedes tener un problema de halitosis, podrías padecer gingivitis o periodontitis y es de vital importancia que recibas un diagnóstico temprano para iniciar cuanto antes un tratamiento adecuado. Además del mal aliento, las enfermedades de las encías pueden tener consecuencias graves para la salud de tu boca y tus dientes.

Si te preocupa tu aliento, en ALDENTE Clínica Dental te ofrecemos una completa revisión para determinar si padeces un caso de halitosis, cuál es el mejor tratamiento para solucionar de una vez por todas tu problema, y así poder conseguir un aliento fresco y saludable. 

0 comments on “¿Cuál es el origen del mal aliento?

Leave Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies