Mi peque rechina los dientes. ¿Qué puedo hacer?

No es la primera vez que lo observas. Cuando tu hijo está durmiendo, aprieta los dientes. Tranquila, es un trastorno conocido como bruxismo. Afecta entre un 10% y un 20% de la población. Entre ellos, hombres, mujeres, niños y embarazas.

 

Es preocupante, a nosotras nos ha pasado, porque a veces incluso puedes escuchar a los niños dormidos apretando los dientes desde otra habitación. Escuchar el rechinar de dientes en niños, causa bastante impresión e impotencia porque poco puedes hacer en esos momentos. No es algo grave, pero hay que tratarlo. Normalmente aparte del desgaste dental dependiendo de la intensidad, puede verse afectado el esmalte y la dentina. Por eso hay que poner remedio al menor síntoma.

 

Por eso es, que el bruxismo infantil es conocido como el hábito involuntario de apretar la mandíbula y con ella, los dientes.

 

Existen varios tipos de bruxismo en niños: el bruxismo nocturno y el bruxismo diurno. Cada uno de ellos tiene un particularidad. Por ejemplo, el céntrico donde se aprieta y excéntrico donde se frotan los dientes unos contra otros. El diurno suele ser más apretador.

 

Y… ¿cuáles son la causas del bruxismo en niños?

El bruxismo en niños puede darse por motivos físicos o psicológicos. En los primeros, se incluyen molestias en la mandíbula, aparición de nuevos dientes o que estos tengan una mala posición al aparecer en la boca que interfiere al cerrarla completamente. En ocasiones este trastorno infantil, puede darse coincidiendo con parásitos intestinales como las lombrices que generan una tensión o nerviosismo inusual en el niño. En este caso suele desaparecer al eliminar estos parásito.

 

Entre los motivos psicológicos destacan aquellos que desencadenan tensión emocional o estrés. La ansiedad es una de la causas principales en los niños y niñas.

 

¿Cómo se trata el bruxismo infantil?

Lo más común es que este trastorno sea algo puntual debido a alguna de las situaciones comentadas con anterioridad. No obstante hay personas que puede ser más sensibles a padecer este trastorno, tanto adultos como niños.

 

Por eso, en los niños, si el deterioro dental es leve, habrá que atender a los motivos que pueden producir ese estrés. Los paseos, el deporte, escuchar música relajante, la lectura… son actividades que ayudarán sin duda a reducir esa tensión acumulada que suele desatarse en las horas de sueño.

 

Debemos evitar que el niño esté expuesto al televisor o a videojuegos o teléfonos móviles, en las horas cercanas al momento de irse a la cama para que así concilie un sueño más profundo y tranquilo.

 

Si el bruxismo persiste, tendremos que acudir a una férula de descarga infantil o placa miorrelajante para evitar una posible lesión permanente. En ocasiones, la fisioterapia puede ser un buen complemento para tratar los músculos de la mandíbula en caso de sufrir un bruxismo más severo.

 

Pero no debes alarmarte excesivamente, si has detectado que alguno de estos síntomas le sucede a tu peque, tan solo debes observar su evolución y tomar medidas en caso necesario. Para eso estamos nosotras.

 

Desde Aldente, te animamos a que traigas a tu hijo/ -a periódicamente a todas las revisiones recomendadas, al menos una vez al año, y que nos cuentes aquello que hayas observado y te preocupe y te ayudaremos a tomar medidas necesarias.

0 comments on “Mi peque rechina los dientes. ¿Qué puedo hacer?

Leave Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies